Quienes Somos

POR QUÉ Existemos 

Queremos ver a todas las personas volverse a Cristo y unirse a nosotros en un viaje a medida que nos volvemos más y más como Él cada día. Todo lo que hacemos depende de esta misión, porque en este mundo oscuro y doloroso, la gente necesita experimentar el poder transformador de Jesucristo.

QUÉ CREEMOS

ACERCA DE DIOS

Dios, el Creador y Gobernador del universo, existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Estos tres, conocidos como la Trinidad, son co-iguales y un solo Dios.

Génesis 1: 1 | Génesis 1: 26-27 | Génesis 3:22 | Salmo 90: 2 | Mateo 28:19 | 2 Corintios 13:14 | 1 Pedro 1: 2

ACERCA DE JESUCRISTO

Jesucristo, el Hijo de Dios, es igual al Padre. Jesús se hizo completamente hombre, vivió una vida humana sin pecado y luego se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto por los pecados de todas las personas al morir en una cruz. Después de tres días, resucitó de entre los muertos demostrando su poder sobre el pecado y la muerte, luego ascendió al cielo. Un día volverá a reinar como Rey de reyes y Señor de todos los señores.

Isaías 9:6 | Mateo 1:22-23 | Juan 1:1-5 | Juan 1:14 | Juan 1:10-30 | Hechos 1:9-11 | Romanos 1:3-4 | 1 Corintios 15:3-4 | Hebreos 4:14-15 | 1 Timoteo 6:14-15 | Tito 2:13 | Pedro 1:2

ACERCA DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo, igual al Padre y al Hijo de Dios, está presente en el mundo para concienciar a los hombres de su necesidad de Jesucristo. Él vive en cada cristiano desde el momento de la salvación y proporciona a cada seguidor de Cristo el poder para vivir, comprender la verdad espiritual y guía para vivir de acuerdo con la Palabra de Dios. Las Escrituras desafían a todos los seguidores de Cristo a buscar a Dios de todo corazón y vivir diariamente entregados a su autoridad. El Espíritu Santo también da dones espirituales con el propósito de glorificar a Dios y animar a otros. Los seguidores de Cristo deben considerar supremamente el fruto del Espíritu ya que reflejan el carácter y la naturaleza de Dios en todas las cosas.

Mateo 7:22-23 | Juan 16:7-13 | Juan 14:16-17 | Hechos 1:4 | Hechos 1:5 | Hechos 1:8 | 1 Corintios 2:12 | 1 Corintios 3:16 | 2 Corintios 3:17 | Efesios 1:13 | Efesios 5:18 | Gálatas 5:25

ACERCA DE LA BIBLIA

La Biblia, la Palabra de Dios, fue escrita por autores humanos bajo la guía sobrenatural del Espíritu Santo. Inspirada por Dios, la Biblia es la verdad sin una mezcla de error, la fuente de las creencias cristianas y la autoridad final para vivir.

Salmo 119:105 | Salmo 119:160 | Proverbios 30:5 | 2 Timoteo 1:13 | 2 Timoteo 3:15-16 | 2 Pedro 1:20-21

ACERCA LAS PERSONA

Las Personas, hechas a la imagen espiritual de Dios para ser como Él en carácter, son los objetos supremos de la creación de Dios. A través de Cristo, todas las personas tienen un tremendo potencial para el bien, pero todos se ven empañados por la desobediencia hacia su Creador, al que Dios llama pecado.

Génesis 1:27 | Salmo 8: 3-6 | Isaías 53: 6a | Isaías 59: 1-2 | Romanos 3:23

ACERCA EL MATRIMONIO

Matrimonio, creemos que Dios creó el matrimonio para ser exclusivamente la unión entre un hombre y una mujer, y que la intimidad sexual debe ocurrir exclusivamente dentro de esa unión.

Génesis 2:24 | Mateo 19:4-5 | Efesios 5:31

ACERCA DE LA SALVACIÓN

La Salvación, la redención ofrecida por Dios por el pecado, se proporciona mediante la sangre derramada de Jesucristo en la cruz. Todos los que, por la fe, se vuelven del gobierno propio a Jesucristo son perdonados por Dios y liberados del castigo del pecado. Ningún pecado está más allá de la capacidad o la voluntad de Dios de perdonar. La salvación, dada por gracia, no se logra mediante la superación personal o las buenas obras. Cualquier persona que crea que Jesús resucitó de entre los muertos y confiesa que Jesús es el Señor de su vida, es salvo y hecho una nueva creación espiritual.

Juan 14:6 | Romanos 5:1 | Romanos 6:23 | Gálatas 3:26 | Efesios 2:8-9 | Tito 3:5

ACERCA DE LA ETERNIDAD

La Eternidad, la voluntad de Dios para cada ser humano es experimentar una relación transformadora de vida que se encuentra solo en Cristo. Toda la humanidad experimentará una resurrección corporal y un juicio que determinará el destino de cada individuo. Habiendo rechazado a Dios, los incrédulos sufrirán condenación eterna sin él. Aquellos que elijan seguir a Cristo y sus caminos, entrarán en comunión eterna con Dios

Juan 3:16 | Juan 14:17 | Romanos 6:23 | Romanos 8:17-18 | 1 Corintios 2:7-9 | Apocalipsis 20:15